Miércoles de ceniza 2019

“Conviértete y cree en el evangelio”. Esa frase, pronunciada por sacerdotes mientras dibujan con ceniza la señal de la cruz en la frente de los feligreses, representan todo el Miércoles de Ceniza: el inicio de la Cuaresma, los 40 días en los que los católicos se preparan para la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Las cenizas, resultado de la quema de las palmas del Domingo de Ramos del año anterior, se imponen sobre los cristianos como un recordatorio de que la vida terrenal es temporal: “La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentre en el cielo”.

En nuestro caso, como es habitual, comenzaremos la Cuaresma con la celebración de la Santa Misa e imposición de la ceniza en nuestra parroquia del Salvador. Compartiremos con toda la comunidad de la parroquia de Nuestro Salvador el inicio de este tiempo de oración, penitencia y ayuno, en el cual nos prepararemos para la llegada de la gran fiesta de la Pascua.

Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo. La ceniza es un signo de arrepentimiento, de penitencia, pero sobre todo de conversión. Es el inicio del camino de la Cuaresma, para acompañar a Jesús desde su desierto hasta el día de su triunfo que es el Domingo de Resurrección.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *