Inicios

La fundación de nuestra Hermandad tuvo lugar el 15 de Febrero del año 1979, siendo aprobadas sus primeras reglas el 14 de enero de 1980 por el entonces Arzobispo de Granada, Monseñor Méndez Asensio.

Se realizó la primera salida procesional en el año 1980, eligiendo para ello el Viernes Santo, para recalar, de manera definitiva en la jornada del jueves, a partir del año siguiente. Debido a las dificultades que entrañaba su salida desde San Cristóbal, así como el estado de conservación de esta, la corporación realizó su salida procesional desde el cercano colegio de Cristo Rey hasta el año 1991. Precisamente en ese año la curia diocesana cedió a la cofradía el templo de San Cristóbal.

La primera imagen que se veneró en la hermandad fue una talla de la Virgen del Carmen (cedida por las religiosas del Santo Ángel Custodio) que se preparó “de dolorosa”, suprimiendo, como es lógico, el Niño, cetro y escapulario.
Tiene sentido, por tanto, que los primeros cultos de la hermandad se produjesen lejos de nuestra sede y tuvieran como escenario el Convento, antes citado, de la calle San Antón (sede actual de la Hermandad del Cristo de San Agustín). El primer titular cristífero sería también del mismo lugar: el conocido como “Jesús de las Penas” procesionó en aquellos albores de la Cofradía como “Jesús de Pasión”, trasladándose al Albayzín para realizar su salida procesional del Jueves Santo y volviendo a su sede en el centro de la ciudad al finalizar la Semana Santa. Esta querida imagen procesionó con la hermandad de la Estrella hasta el año 1983.

En 1980 se encarga al sevillano D. Antonio Joaquín Dubé de Luque, la ejecución de nuestra titular mariana: María Santísima de la Estrella, que fue bendecida el 15 de junio del año siguiente (1981), año en el que procesionó por primera vez.

Bendición María Santísima de la Estrella

La circunstancia se repetía años mas tarde, cuando en 1984, el propio Dubé de Luque esculpía la imagen de Jesús de la Pasión, nazareno de amplia zancada, sereno dolor y mirada baja que sustituiría, como hemos reflejado antes, al nazareno del Convento del Santo Ángel.